• Blog

  • ¿Qué es product-market fit?

    Podemos entender el Product Market Fit como un match entre el producto/servicio y el mercado. Es decir, es ese momento en el que la empresa o start-up logra crear el producto o servicio que su audiencia realmente necesita.

    En palabras de Steve Blank, este fit “(...) prueba que has encontrado un grupo de clientes y un mercado que reacciona positivamente a tu producto: solucionas un problema y te pagan por ello”.



    ¿Cuando damos con el Product Market Fit?



    Normalmente toda persona que tiene una idea en la que cree considera tener ya un product market fit; sin embargo, una idea acertada es tan solo una parte del camino. Esta idea en realidad debe ser pulida y pasar por muchos reajustes antes de convertirse realmente en aquello que su audiencia de veras necesita.



    Habremos dado con el Product Market fit en el momento en el que se cumplan los siguientes tres puntos: 





    • El cliente estará dispuesta a pagar por el producto o servicio.

    • El coste de conseguir un cliente será menor a lo que el cliente paga por el producto o servicio.

    • Existirán evidencias que indicarán que el mercado es lo suficientemente grande como para soportar el negocio.



    Además, cuando se de con el Product Market Fit no solo habremos dado con la necesidad más profunda para el producto, si nó que habremos logrado convertir esta en un modelo de negocio eficiente, replicable y escalable.



    ¿Y cómo logramos el Product Market Fit?



    Cómo siempre que estamos creando y desarrollando un negocio, llegamos al hallazgo mediante la experimentación y la metodología de prueba y error.



    Gracias a la metodología Lean StartUp, hoy en día no es necesario hacer una gran inversión de coste en la creación de un producto antes de saber si este cubre una necesidad de mercado; en realidad, ese es un riesgo que vale la pena evitar a toda costa.



    La metodología Lean propone crear el producto o servicio paso a paso y probar con cada una de las variables y etapa por etapa hasta dar con el producto más acertado y definido. Es aquí donde resulta tan importante el MVP (producto mínimo viable), que sirve precisamente para hacer la mínima inversión posible y he aquí el motivo por el que hoy en día podemos encontrarnos fácilmente con personas que lanzan un producto digital que ni siquiera ha sido creado o bien del cual tan solo se ha creado una pequeña parte.





    ¿Qué pasos debemos seguir para asegurarnos de lograr el Product Market Fit?



    Un sistema predefinido que podemos seguir para saber que hemos dado con el Product Market Fit es hacer prueba y error a base de clients testing en la etapa de validación.

    Para definir mejor en qué consiste esto establezcamos las cuatro fases básicas para desarrollar un negocio:





    1. La primera es la fase de descubrimiento de cliente: En ella definimos bien el perfil del cliente al que nos vamos a dirigir y qué solución le vamos a ofrecer.




    2. La segunda fase es la de validación: En esta realizamos los ajustes necesarios del MVP hasta tener el producto bien definido.




    3. La tercera fase es la de creación de producto: Una vez validado el MVP pasamos a la producción oficial del producto.




    4. La cuarta fase es la de creación del negocio: En esta fundamos de manera oficial la empresa y empezamos a estructurar, contratar y crecer.





    Las dos primeras fases conforman la etapa de búsqueda y las dos segundas conforman la etapa de ejecución.



    Así pues, para hallar el Product Market Fit deberemos quedarnos en la etapa de validación haciendo cambios y ajustes continuos en el producto y testearlo continuamente con clientes hasta que finalmente veamos que el MVP se ajusta por completo a una necesidad real del mercado.



    Podemos así ver que el Product Market Fit es un momento clave que va a definir el éxito o el fracaso del negocio ya que, si no hallamos un encaje entre el producto y el mercado no lograremos ofrecer una propuesta de valor por la que la gente esté dispuesta a pagar.



    El Product Market Fit es el santo grial que marca el pistoletazo de salida ya que una vez hallado podremos empezar a ejecutar y construir con seguridad un negocio que sabemos que tiene cabida en el mercado y que funcionará.



    Por eso es extremadamente importante quedarse todo el tiempo necesario en la etapa de validación hasta que demos con él; de lo contrario, avanzar tan solo será dar pasos en falso y probablemente nos estrellemos.